En conmemoración a la revista creada por la Sociedad Valenciana Fomento del Turismo en 1926

Category archive

Edificicios

El pasado medieval de Bombas Gens: estos son los restos arqueológicos hallados en la antigua fábrica

in Edificicios by

El valor patrimonial de Bombas Gens continua incrementándose. Si la antigua fábrica ya contaba con el honor de ser uno de los edificios más emblemáticos del art déco en Valencia, este verano ha añadido a su haber un pasado medieval. Y es que, como ya se anunció, durante la excavación arqueológica fueron encontrados los restos de una alquería medieval de grandes dimensiones, similar a la Alquería de Barrinto que hoy en día puede visitarse en el Parque de Marxalenes, además de una bodega subterránea de finales del siglo XV que se ha conservado prácticamente completa.conjuntos-de-azulejos-de-manises-siglos-xv-xvi-b

Un importante hallazgo que, a su vez, ha permitido recuperar también numerosos fragmentos de piezas cerámicas. “Hemos encontrado diferentes conjuntos de azulejos góticos que sirvieron para pavimentar las estancias nobles de la vivienda. Se trata de varios cientos de azulejos de estilo manisero, decorados en tono azul de cobalto sobre fondo blanco de estaño, cuya cronología corresponde a finales del siglo XV y principios del  XVI”, afirma Paloma Berrocal, arqueóloga del proyecto.

Por otro lado, también han salido a la luz diferentes piezas usadas en la vida diaria de la alquería, tales como fragmentos de las vajillas que se utilizaban en su mesa. “Ha llegado hasta nosotros, por ejemplo, un plato de loza azul decorado con motivos de palmetas que se data entre los siglos XIV y XV y que debió formar parte de una de las primeras vajillas usadas. Además, nos encontramos varias piezas fragmentadas de platos dorados de Manises de una época posterior, en concreto el siglo XVII, los cuales fueron desechados después de ser usados”, explica Berrocal.

La historia reciente de Bombas Gens también ha emergido mediante la aparición de elementos más modernos. Relacionada con el momento de producción de las bombas hidráulicas que da nombre al edificio, destaca una pieza circular de metal de hierro que formaba parte de dichas máquinas, y que muestra en relieve la marca “GEYDA”. Y emparentada con el conflicto bélico de la Guerra Civil ha aparecido una carcasa vacía de un proyectil tipo granada, del que no se conserva su espoleta.

Son las piezas que nos permiten recuperar el pasado de Bombas Gens. Un emblemático espacio cuya historia escribirá a partir de ahora la Fundació Per Amor a l’Art, impulsora del proyecto que va a otorgarle una nueva vida.

EL PROYECTO

Bombas Gens será la sede de la Fundació Per Amor a l’Art. El proyecto contempla la creación de un centro de arte moderno y contemporáneo dirigido por Nuria Enguita que ocupará las cinco naves principales. Además, se levantará un edificio con una estructura integrada en el conjunto que comprenderá un centro de día de apoyo convivencial para niños y niñas de 6 a 16 años del barrio en riesgo de exclusión social, y el Centro de Coordinación del Equipo Wilson, dedicado a la investigación y divulgación de la Enfermedad de Wilson.

LA FUNDACIÓ

La impulsora de esta iniciativa es la Fundació Per Amor a l’Art. Una entidad dedicada al arte (busca desarrollar la sensibilidad artística en la sociedad poniendo la colección “Per Amor a l’Art” a su alcance), la investigación (estudia y divulga aspectos relacionados con la enfermedad de Wilson y otras enfermedades raras) y la ayuda social (atiende a los más necesitados, principalmente niños en situación de vulnerabilidad). Se prevé que, tras obtener las autorizaciones pertinentes, la Fundació establezca su sede en Bombas Gens en la primavera del 2017 y desarrolle allí su triple actividad

300 aniversario del Palacio Municipal de Castellón

in Castellón/Edificicios by

AyuntamientoConquistado en el verano de 1233 el Castillo (que después será llamado “Castell Vell“) y su poblado anejo, una carta de población dada en 1239 por el conde Nuño Sancho de Provenza autoriza a trasladar el núcleo de población a la llanura, cosa que no se llevó a efecto entonces. Es la autorización real de Jaime I el Conquistador en 1251 la que tiene efectividad en un traslado que va ligado al nacimiento de la nueva villa de Castellón de la Plana, del tercer sábado de cuaresma del año 1252.

En los primeros años de vida en la llanura, la nueva villa no gozó del privilegio de tener autogobierno (es decir, municipio) puesto que era regida por los “bailes” representantes del señor feudal de turno. Es el rey Pedro III de Aragón (hijo y sucesor de Jaime I) el que, al conceder el 7 de febrero de 1284 la extensión a Castellón de los privilegios de que gozaba Valencia en materia municipal, autoriza la creación de esta institución en nuestra villa.

La organización municipal que nace en Castellón en estos finales del siglo XIII, va a mantenerse sin apenas retoque alguno hasta finales del siglo XVIII.

Es decir, a lo largo del período foral, hasta que después de la batalla de Almansa en la guerra se Sucesión (1707) son abolidos los Furs del Reino de Valencia y se impone la legislación castellana por el Decreto de Nueva Planta.

El municipio foral en Castellón estaba constituido por el “Consell” formado por 36″consellers”, y los llamados “oficis”. Entre éstos destacaban los cuatro “jurats”, ejecutores de los acuerdos conciliares. Pero tenían también importantes y especializados cometidos otros oficios como el “mustacaf” (encargado de las pesas y medidas, vigilancia del mercado, limpieza y policía urbana, etc); el “sindich” (clavario o tesorero); el “cequier” que administraba la jurisdicción municipal sobre las aguas de riego; el “sacristà” administrador de las obras de la iglesia de Santa María; el “escrivà dels jurats” que redactaba las actas de las sesiones; etc.

Cabe destacar que el Archivo Municipal de Castellón conserva, en diversas y muy completas series, la documentación originada por nuestro municipio desde la Edad Media hasta la actualidad. El más antiguo libro de actas de sesiones municipales es de 1374.

NUEVO PALACIO MUNICIPAL.

A finales del siglo XVII el viejo “palau” se hallaba en estado ruinoso, por lo que “el consell” decidió construir uno nuevo en la Plaza Mayor, frente a la iglesia Santa María, ocupando parte del viejo cementerio de la villa. Las obras se realizaron entre los años 1689 y 1716, bajo la dirección de Melchor Serrano y según planos del maestro Gil Torralba. Recientemente, ocupando el solar de las Casas de las Ánimas en el otro lado de la plaza, se levantó otro edificio para albergar oficinas municipales.

El bello edificio de nuestro Ayuntamiento ha sido descrito con estas palabras: “Con cierto lenguaje clasicista de inspiración italianizante y una arquitectura desornamentada, equilibrado en su juego de masas pero no monótona, organiza el alzado de su fachada en tres alturas bien diferenciadas por los entablamentos corridos que las separan. Tiene en la parte baja un porche con siete arcos -cinco al frente y dos laterales- que cargan sobre gruesas pilastras corintias que soportan el entablamento liso, se caracteriza por la disposición de tres balcones -el central corrido- con vanos coronados por frontispicios circulares y triangulares.

El piso superior, separado de los anteriores por cornisa volada, continúa la división vertical con el uso de pilastras corintias, las cuales soportan también entablamento liso. Un total de cinco balcones sencillos -en origen ventanas- se abren a la plaza. El edificio se remata con antepecho abalaustrado, habiendo desaparecido dos incipientes torretas en ambos extremos de la fachada, de las que sólo se levantó el primer cuerpo”.

PALAU COMÚ.

La sede de la institución municipal o “Palau Comú” estuvo situada en la Plaza de la Hierba, formando esquina a las calles Caballeros y de Ausias March. Un primer local de reducidas dimensiones fue ampliado con la ayuda económica del rey Jaime II y la de unas donaciones de casas hechas por Pedro IV el Ceremonioso en 1339. Este “palau” municipal tenía un pequeño patio en el que en 1410 son plantados unos naranjos.

Obras llevadas a cabo en 1485 dieron al edificio un aspecto noble con una entrada porticada, vestíbulo cubierto de bóveda, salas pavimentadas de ladrillo, “arcos apuntalados de sillería y ventanas ajimezadas con columnillas, capitel y dinteles trilobados”, según Traver Tomás.

Go to Top