En conmemoración a la revista creada por la Sociedad Valenciana Fomento del Turismo en 1926

Category archive

Valencia ciudad

La Jerònima Galés desempolva la amurallada València de 1608

in Valencia ciudad by

El plano más antiguo de la ciudad, elaborado por Antonio Manceli y oculto durante cuatro siglos, ya no está solo

Valencia La Societat Bibliogràfica Valenciana Jerònima Galés ha reeditado el conocido como Plano de Manceli (o Mancelli), el más antiguo que se conserva de la ciudad de València y que fue elaborado por este italiano natural de Módena en 1608, cien años antes del que hasta finales de 1980 se consideraba el más antiguo, el del jesuita Tomás Vicente Tosca, fechado en 1704.

Desconocida su existencia para eruditos, expertos e instituciones hasta la década de 1980, el plano de Manceli es aún hoy poco conocido pese a su importancia para la comprensión de la evolución urbanística de la ciudad en el siglo XVII y a pesar, también, del hallazgo hace unos años de un segundo ejemplar en la Biblioteca Apostólica Vaticana de Roma por el profesor Pablo Cisneros.

Siguiendo su objetivo de sacar del olvido piezas raras de la cartografía, la bibliografía y la imagen gráfica valenciana, la Jerònima Galés ha editado en facsímil el plano de Manceli. En total, 200 ejemplares numerados que se repartirán entre los socios e instituciones tanto valencianas como nacionales para que el documento sea accesible para toda persona interesada en la cultura y la historia de Valencia.

La Societat Bibliogràfica Valenciana Jerònima Galés ha organizado una mesa redonda el lunes 20 de noviembre a las 19 horas en la Fundación Bancaja con varios expertos para presentar la reproducción del plano y conocer la relevancia histórica y cultural de la obra de Antonio Manceli así como las incógnitas que envuelven no solo la elaboración del mismo sino su destino durante cuatro siglos y la tardanza en la adquisición del mismo por el Ayuntamiento de València que lo compró en 2001 por 60.000 euros.

El presidente de la Jerònima Galés, Rafa Solaz, ha explicado que la Societat se ha decidido por esta reproducción porque “era un plano no muy conocido y, hasta hace poco, se consideraba ejemplar único. Posteriormente, se ha descubierto otro en Roma y pensamos que reproducirlo en papel sería interesante no solo para los socios sino también para todas las instituciones que quisieran exponerlo físicamente”.

“El plano de Manceli es muy importante porque estamos hablando de cien años antes de cuando se hizo el del padre Tosca y contiene información interesantísima como, por ejemplo, la horca que había en la plaza del Mercado y, sobre todo, se aprecia perfectamente esa Valencia de principios del siglo XVII con la que se pueden contrastar los cambios de urbanismo que se produjeron en los siguientes cien años”, relata Solaz. En ese sentido, el profesor Germán Ramírez apunta que se trata de un “documento excepcional” ya que “retrata” la Valencia anterior a la expulsión de la minoría morisca.

Ramírez, autor del estudio El plano de València de Antonio Manceli (1608): noticias, vicisitudes y aclaraciones de un documento excepcional, pero no único, señala que la obra del italiano “es de gran calidad y fidelidad a la trama urbana y muestra elementos arquitectónicos que desparecieron hace ya mucho tiempo, entre ellos, varios de los conventos que tras la guerra contra los franceses o tras la desamortización (1835-1837) se vaciaron, abandonaron y fueron derribados a lo largo del siglo XIX para reformas urbanas o abrir plazas”. Un nuevo urbanismo que comenzó ya a lo largo del siglo XVII sobre la tupida red de calles y callejuelas de la Valencia medieval, reflejada por Manceli en su plano de 1608.

El plano se titula Nobilis ac Regia Civitas Vaentiae in Hispania (Noble y Real ciudad de Valencia en España), título que figura en la cartelera o filacteria superior del plano. Lo forman dos hojas grabadas y unidas, por lo que hubo dos planchas para su impresión. Ambas hojas forman una lámina de 49,7×77,6 cm. Va fechado en Valencia a 28 de agosto de 1608, contiene una dedicatoria al entonces virrey de Valencia, Luis Carrillo y Toledo, su protector y ejecutor, un año más tarde, de la expulsión de la minoría morisca del reino de Valencia.

Desconocido y rodeado de incógnitas

El misterio envuelve el plano de Manceli de cuya existencia no se tuvo conocimiento hasta la década de 1980, algo menos de cuatro siglos después de que fuera elaborado. Fue en los años 80 del siglo pasado cuando el arquitecto municipal Emilio Rieta lo compró, al parecer, a un anticuario. Tras varios intentos y años de negociaciones, finalmente el Ayuntamiento, en 2001, adquirió la pieza por 60.000 euros y, desde entonces, está expuesto en el Museo Municipal.Plano de Antonio Mancelli. 1608(1)

Dónde estuvo oculto el plano sigue siendo una de las incógnitas que envuelve a esta singular obra cuyo misterio no ha hecho más que acrecentarse con el descubrimiento del profesor de Historia del Arte Pablo Cisneros de un segundo ejemplar del plano de Manceli en la Biblioteca Apostólica Vaticana de Roma, lo que, en su opinión, desbarata la idea inicial de que el plano fuera una prueba de imprenta y considera factible que se realizara del mismo una tirada corta.

Varias son también las teorías sobre el objeto que impulsó a Manceli a levantar este plano de València pues, pese a existir información detallada sobre periodos de su vida, no hay documentos que acrediten ni el periodo exacto en el que estuvo en València ni qué lo atrajo a la ciudad ni, tampoco, a qué se dedicaba. La búsqueda del favor del virrey de Valencia, muy aficionado a la ciencia y a la cartografía, es uno de los motivos que apuntan los expertos por los que Manceli podría haber elaborado el plano aunque nada hay seguro alrededor de esta obra vital para entender la evolución de la ciudad durante el siglo XVII.

Otra incógnita es si realmente existe conexión entre el plano de Manceli elaborado en 1608 y la expulsión de la minoría morisca un año después ejecutada por el virrey Luis Carrillo y Toledo, protector del autor italiano y a quien este dedicó el plano donde recogió con todo detalle las calles de una ciudad amurallada de principios del XVII donde una horca presidía la actual plaza del Mercado.

El profesor y miembro de la Jerònima Galés Germán Ramírez ha analizado todos los avances en el estudio El plano de València de Antonio Manceli (1608): noticias, vicisitudes y aclaraciones de un documento excepcional, pero no único publicado en el segundo volumen de Pasiones Bibliográficas que edita la Societat y que se puede consultar en el siguiente enlace: http://societatbibliograficavalenciana.es/documentos/pasiones2.pdf.

Los primeros años del Hospital la FE

in Valencia ciudad by

Hospital-antiguo-la-fe-de-Valencia-22-SmallEl Hospital La Fe comenzó a construirse en 1968. Los terrenos elegidos para su emplazamiento se encontraban entre el Polígono de Campanar y la acequia de Mestalla, en un tramo próximo a la carretera de Burjassot. Para poder ubicar el hospital y sus accesos fue necesario desviar las acequias de riego y expropiar algunos terrenos privados colindantes. Uno de los primeros problemas en surgir fue el desalojo de las familias que vivían en siete viviendas que ocupan este terreno. La mayoría de los propietarios de estas casas aceptó sin problemas la indemnización que les ofreció el Ministerio de la Vivienda por expropiar sus casas; excepto los dueños de una vaquería y una fábrica de encurtidos que pusieron una condición muy especial para ceder sus terrenos: obtener una plaza para trabajar en el centro sanitario como celador y jardinero.

image_galleryLa Orden Ministerial que regulaba la obtención de plaza de trabajo en la entonces llamada Ciudad Sanitaria La Fe estipulaba como condición para optar a estos puestos de trabajo ser menor de 40 años de edad. En el caso de estos dos propietarios, de 49 y 54 años respectivamente, hubo que hacer una excepción, ya que se negaron a desalojar sus casas si no veían cumplidas sus condiciones.

El Instituto Nacional de Previsión aprobó un presupuesto de 870.588.450 pesetas para la construcción de este centro sanitario. Con este dinero se llevaron a cabo las obras para levantar la Residencia General, el aparcamiento, el Servicio de Urgencias, almacenes adaptados para isótopos radioactivos, la Escuela de Enfermeras y Matronas, la Maternidad, el Hospital Infantil, los almacenes generales, los laboratorios de investigación y el Centro de Investigación.

image_gallery (1)A la hora de elegir un nombre para este nueva ciudad sanitario, el Dr. Don Vicente Luis Peris Carpena, Jefe Provincial del Seguro Obligatorio de Enfermedad Sugirió en 1966 buscar una denominación sencilla, corta y fácil de recordar como La Paz; incluso mostró su interés por encontrar un nombre todavía más corto. La solución la aportó el Dr. Don Manuel Pérez Sánchez, Secretario del Consejo de Administración del I.N.P., quien comentando este idea con su familia recibió la inestimable ayuda de su suegra, de 70 años, que contestó: “Más corto que La Paz sólo puede ser La Fe”.

Otra anécdota curiosa de la historia de este hospital surgió en relación con la construcción del aparcamiento. En 1969, el Ministerio de la Vivienda ofreció a Don Joaquín Deusa Soldevilla, Director Provincial del Instituto Nacional de Previsión, el enorme solar que actualmente ocupa la Estación de Autobuses de Valencia (justo al lado del centro sanitario) para que fuera utilizado como aparcamiento por los trabajadores y usuarios del hospital.

El precio de este cesión era de una peseta por cada palmo de terreno. Sin embargo, Don Joaquín Deusa declinó amablemente esta oferta, ya que pensaba que con el terreno del aparcamiento actual tendría espacio más que suficiente. Por aquel entonces era difícil imaginar que en la actualidad el número de vehículos por habitante iba a ser tan elevado.

 

LA ACTIVIDAD HOSPITALARIA EN LOS INICIOS DEL CENTRO

La actividad en el Hospital en sus primeros años de funcionamiento era muy distinta a la que realiza actualmente, tanto en volumen como en el tipo de asistencia (mucho más basada en la hospitalización). Como ejemplo, sirve este detalle de actividad de la Residencia General y el Centro de Rehabilitación durante 1969.

 

RESIDENCIA GENERAL 1969:

 

HOSPITALIZACIÓN:

Enfermos hospitalizados: 17.270

Número de estancias: 200.617

Promedio estancias/enfermo: 11,61

Porcentaje medio de utilización: 54,91

Enfermos de Medicina y Especialidades Médicas: 3.642

Enfermos de Cirugía y Especialidades Quirúrgicas: 13.628

 

SERVICIO DE URGENCIAS:

Nº Total de Enfermos Asistidos: 24.107

Enfermos hospitalizados: 14.705

Enfermos asistidos en régimen ambulatorio: 9.402

 

INTERVENCIONES:

Con hospitalización programada: 4.172

Con hospitalización de urgencia: 6.960

Sin hospitalización: 2.321

Nº total de enfermos intervenidos: 13.453

 

CONSULTAS EXTERNAS:

Enfermos Asistidos por el departamento de Medicina: 1.547

Enfermos asistidos por el departamento de Cirugía: 5.992

Nº total de enfermos asistidos: 7.539

Consultas en el departamento de Medicina: 4.408

Consultas en el departamento de Cirugía: 17.065

Total de consultas: 21.473

 

CENTRO DE REHABILITACIÓN 1969:

 

HOSPITALIZACIÓN:

Enfermos hospitalizados: 466

Número de estancias: 10.056

Promedio estancias/enfermo: 21,58

Porcentaje medio de utilización: 27,89

 

INTERVENCIONES:

Nº total de enfermos intervenidos:191

 

CONSULTAS EXTERNAS:

Nº Total de Enfermos Asistidos: 1.114

Departamento de Ortopedia: 228

Departamento de Cirugía Plástica: 515

Departamento de Rehabilitación: 371

Nº total de Consultas: 2.893

Departamento de Ortopedia: 625

Departamento de Cirugía Plástica: 1.410

Departamento de Rehabilitación: 858

 

HEMOTERAPIA:

Nº de litros de sangre transfundidos: 14

Go to Top