Los ciegos oracioneros en Valencia. Romances, coloquios y tragedias al son de una guitarra

3 mins read

Los ciegos oracioneros se constituyeron en hermandad en 1314 y adoptaron como patrona a la Santa Creu, por lo que pronto tuvieron en esta iglesia su cofradía. Poseían lámpara en su capilla y derecho a sepultura, según un privilegio real concedido por Alfonso III de Aragón el día 5 de octubre de 1329.

En el censo de la ciudad de 1860 se hallaban registrados 52 ciegos. Entre ellos se hallaban algunos oracioneros que se ganaban el pan con guitarra en mano recorriendo las calles de la ciudad, recitando sus canciones, oraciones y aquellos romances con sucesos trágicos. Los ciegos ofrecían los col·loquis y romances en los impresos llamados pliegos de cordel, convertidos en literatura popular. Se vendían en lugares bastante concurridos: en las plazas de la Seo, de Serranos y la del Mercado.

Los ciegos ofrecían los col·loquis y romances en los impresos llamados pliegos de cordel, convertidos en literatura popular.

A principios del siglo XX aún permanecían algunos ciegos oracioneros que cantaban sus coplas y romances al son de una guitarra. El escritor Pío Baroja, en su obra Vitrina pintoresca (1935), dejó escrito un documento testimonial sobre uno de ellos que permanecía en la calle Baja:

El escritor Pío Baroja, en su obra Vitrina pintoresca (1935), dejó escrito un documento testimonial sobre uno de ellos que permanecía en la calle Baja:

Cuando yo era estudiante en Valencia, hace más de cuarenta años, al volver del hospital a la calle de Liria, solía pararme en la calle Baja ante un ciego que cantaba la oración con gran estilo. Yo le escuchaba con fervor. La principal copla de su canción que recuerdo, era ésta: “Cuando el ángel San Gabriel vino a darnos la embajada que María electa es, al punto quedó turbada. María le dijo, esclava soy yo del eterno Padre que a Dios me envió”. Esta canción acompañada del run-run de la guitarra, se armonizaba muy bien con las callejuelas estrechas y mal iluminadas de aquella parte de la ciudad.

Ciegos-oracioneros.-Dibujo-del-autor (1)

En 1891 las Hermanas Franciscanas de la Inmaculada dirigían el Colegio de Sordomudos y Ciegos que, bajo el patronazgo del Círculo Católico de Obreros, se había inaugurado en octubre de 1887 en un modesto local de la calle de Renglons. Más tarde se trasladaron al palacio de los Condes de Alaquàs. Allí estuvieron hasta 1900 en que, nuevamente, se trasladó el centro a la plaza de la Bocha nº 1 y calle del Triador nº 24.

Romances de ciego sujetos a las cuerdas del auxilio, invidentes que cantaban su destino por las calles y plazas de una ciudad que nunca vieron.

 

Programa-del-Colegio-de-Sordomudos-y-ciegos.-1892 (1)

 

A. P. R. S. = Archivo Privado de Rafael Solaz.

Previous Story

Simbolismo religioso celeste. ¿Ovnis en la Valencia de 1828?

Next Story

Panteón de Virginia Dotres en el Cementerio General de Valencia. La niña que murió rodeada de poesía

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies