Una sirvienta de quince años muere en un incendio de la calle Cervantes.1907

1 min read

Dentro del apartado de las muertes os dejamos este suceso de 1907, donde la víctima es una chica adolescente. Un incendio en un ultramarinos de la calle Cervantes ha matado por asfixia a una sirvienta de quince años y destrozado el local y los enseres. El gobernador ha dado al industrial arruinado, Antonio Corres, 2.341 pesetas que eran para un bastón de mando.

Un alma que vaga, cuando el espíritu se queda entre nosotros

El alma  se “separa” del cuerpo al momento de la muerte, y continúa su existencia en otra forma, es decir en cuanto a la relación al cuerpo, cuando muere es porque el alma ha salido de el, es decir “se ha separado”, pero no significa que el alma ha dejado de existir, por lo tal cuando decimos que la persona está muerta, estamos diciendo que el cuerpo ha sido separado de aquello que le daba vida fisica y le permitía funcionar en nuestro mundo y nuestro ambiente.

Default thumbnail
Previous Story

La Lonja de Valencia

Next Story

La casa encantada de Xirivella, el caso de la ouija .1999

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies